Instagram no ha devuelto un 200.

Todos los secretos para tener hierbas aromáticas en huertos urbanos, macetas y jardines

Posted on 9 Min lectura

Las hierbas aromáticas son súper populares en cualquier huerto urbano o jardín y puedes cultivarlas tanto en sitios específicos como en macetas y jardineras.

¿Cómo elegir las hierbas aromáticas?

Tienes la opción de sembrar unas semillas o comprar las plantas ya crecidas. Las semillas son bastante más baratas que las plantas aunque algunas hierbas no se obtienen de semillas (la menta, mejorana, salvia y tomillo por ejemplo).

En las tiendas de jardinería y floristerías se venden macetas de hierbas aunque si necesitas muchas unidades quizás el precio se encarezca bastante. Ten en cuenta que al haber estado en espacios interiores o al cubierto tienen que aclimatarse bien si vas a ponerlas al aire libre.

Mi recomendación es que cultives las especies de hierbas que más te gusten comer y que utilices más a menudo en la cocina. Las hierbas aromáticas más comunes son la albahaca, laurel, cebolleta, eneldo, perejil y perejil rizado (perifollo), menta, romero, salvia, estragón, ajo y tomillo. Si te gusta la cocina asiática puedes cultivar melisa, jengibre y cilantro.

¿Qué miraremos en las plantas?

Las plantas tienen que tener muchas hojas, que estén repartidas por toda la planta de manera uniforme y que tenga buen aspecto. Fíjate bien que no tengan plagas ni enfermedades. Para comprobarlo puedes darle la vuelta a las hojas, si tienen puntitos de color rojizo o naranja en la menta es que tiene la enfermedad de la roya. Si el perejil tiene líneas claras en las hojas es que está infestado de larvas. El laurel no tiene que tener insectos en los tallos. Sobretodo mira sin en las puntas de cualquier tipo de hierba aromática, allí es donde se aposentan los pulgones. No cojas las plantas que estén secas o demasiado regadas, ni las que tengan hierbas malas en el tiesto o que le salgan demasiadas raíces por los agujeros del tiesto.

¿Dónde las coloco?

Es muy útil colocarlas en la cocina así que puedes ponerlas en el exterior o, si la planta no necesita estar al aire libre, ponla cerca de la ventana. Muchas de las hierbas aromáticas toleran muy bien la sequía así que puedes ponerlas en tiestos o jardineras aunque si utilizas muchas plantas juntas lo mejor sería plantarlas en un jardín o huerto. Puedes hacer un huerto urbano de mediano tamaño, te enseño el que tengo yo en mi patio:

Diseña tu jardín de hierbas aromáticas

Tener hierbas aromáticas en un jardín siempre le da un punto interesante, puedes crear una zona con sectores específicos para ellas o puedes rodear un seto u otras plantas grandes con varias plantas aromáticas. Si te decides por una zona exclusiva para las hierbas puedes hacer secciones con sectores redondos, efectos de ajedrezado alternando cuadrados de plantas con baldosas también cuadradas… Hay muchísimas opciones para decorar el jardín dependiendo del tamaño y los elementos estáticos que ya tengas como fuentes, asientos, árboles, estatuas y otros elementos decorativos…

Hierbas aromáticas en macetas

Muchas hierbas usadas en la cocina proceden de países mediterráneos y disfrutan de condiciones de un suelo bien drenado. Son bastante tolerantes a la sequía, lo que las hace idóneas para el cuidado en maceta. Algunas son adecuadas incluso para su cultivo en cestas colgantes. Otras necesitan recipientes grandes, si es que opta por esta forma de cultivo, con ejemplos sobre todo en plantas de raíces profundas como el hinojo, que produce raíces pivotantes verticales, y grandes hierbas abusivas, como el romero y el laurel. Las que prefieren la humedad como el cerafolio, son adecuadas para bolsas de cultivo. Elija un recipiente razonablemente profundo, de al menos 15 cm, para darle suficiente espacio para las raíces. Puede cultivar hierbas individuales en diferentes tiestos o especies variadas con similares requisitos de cultivo en una maceta grande. Así hará más fácil su cuidado. Las de corta vida o las que se consuman rápidamente, como la albahaca y las cebolletas, pueden cultivarse un su propio tiesto, que puede incluirse hasta la altura del borde en un recipiente mayor que contenga una colección más amplia. El recipiente pequeño puede sacarse fácilmente y sustituirse, si fuera necesario, sin perturbar a las demás plantas.

Actualmente puede disponerse de recipientes entrelazados, que permiten cultivar las hierbas por separado, pero que se reúnen en un solo conjunto par mejorar la vista.

¿Dónde las coloco?

El mejor sitio es a pleno sol con alguna protección contra el frío del viento de invierno. El suelo tienen que ser ligero, que le sea fácil drenar y con mucha materia orgánica. Aunque algunas hierbas aromáticas como el espliego no va a crecer bien en un suelo de arcilla, algunas hierbas se aclimatan bien a los suelos densos y con alguna sombra. No es estrictamente obligatorio cultivarlas en lugares especialmente diseñados, puedes añadirlas a pequeñas zonas en jardines, huertos, botes con agujeros, maceteros, junto con otras flores…


Cultivar desde semilla

Particularmente creo que es la manera más gratificante de tener hierbas aromáticas. Además es mucho más económico. El truco está en no juntar muchas semillas cuando las vayamos a sembrar y hacerlo en semilleros o en bandejas con unos 4-5 cm de tierra. Después cuando la planta haya crecido las pasaremos a un tiesto. Aunque no es obligatorio y puedes sembrarlas directamente en el lugar definitivo en primavera, te aseguras de que el suelo no tenga demasiada humedad y que germinen bien. Las raíces no sufren en el traslado de un recipiente a otro.

¿Cómo realizar la plantación?

Primero retira las malas hierbas, rastrillaremos la tierra y situaremos cada planta en el espacio que tenemos asignado para cada una. Es mejor planificar el diseño con anterioridad.

Riega bien todas las plantas en maceta varias horas antes de plantarlas. Plántalas a la misma altura que tenían dentro del tiesto y afirme el suelo alrededor de las raíces de la planta. Riégalas y si hiciera falta etiquétalas para tener claro el nombre de cada una.

El mejor momento es a principios de la primavera pero puedes plantarlas en cualquier momento del año porque dejarás que pase toda la estación con buen clima para que las plantas se asienten.

Riego

Las hierbas en macetas necesitan un riego regular en verano y en jardines un riego ocasional en periodos de sequía. Para ayudar que el agua no se evapore puedes cubrir la superficie de gravilla.

Si utilizas abano inorgánico con mucho nitrógeno puedes ayudar a que se infesten las hierbas con pulgones, además la hierba perdería aroma y fragancia.

Malas hierbas

Es muy importante sacar todas las malas hierbas para que no compitan en luz, humedad y nutrientes con las hierbas aromáticas. Puedes arrancarlas con la mano o, si lo necesitas, con una azada u otro instrumento. Lo importante es arrancarlas de raíz para que no vuelvan a brotar.

Si no puedes eliminar la raíz por completo ves cortando los tallos a ras del suelo constantemente para que se vaya debilitando y terminará desistiendo.

Acolchado

Para evitar que germinen las semillas de las malas hierbas y reducir la pérdida de la humedad puedes poner una cubierta vegetal cada primavera. Puedes utilizar cortezas en virutas o gravilla si la especie requiere un buen drenaje.

Poda

Quita todos los tallos verdes de las plantas variadas casi a la altura del suelo. Algunas hierbas agradecen una poda anual para evitar que germinen y terminen por convertirse en malas hierbas.

Puedes utilizar tijeras para recortar las plantas de flor pequeñas (tomillo y cebolleta por ejemplo) y tijeras de podar en hierbas tipo arbusto leñosas (como el romero y el laurel). Algunas plantas pierden atractivo tanto en las hojas como en el tallo si no se podan. Córtalas pronto para que vuelvan a brotar rápidamente y tengas para seguir cocinando.

Si quieres puedes guardar los restos de la poda, las hojas que estén sanas puedes utilizarlas para cocinar con ellas o congelarlas para utilizarlas días después.

Pinit

¿Qué hacer en invierno?

Normalmente las hierbas se recogen en verano pero la temperada de crecimiento pueden alargarse si se cubren con campanas o se meten en invernaderos a principios de otoño. Así seguirán creciendo unas semanas más.

Para tener plantas aromáticas todo el año puedes trasladarlas al interior, aunque las que mejor funcionan en otoño son la menta y la mejorana. Si las metes en un sitio donde no le de el frío echarán nuevas hojas.

También puedes sembrar a final de verano albahaca y perejil y guardarlas en una ventana con sol o en un invernadero con calefacción.

¿Cuándo recojo las hierbas aromáticas?

El mejor momento para recoger las hierbas para usarlo a continuación depende de la planta que tenemos. Las que tienen hojas grandes tienen que recogerse individualmente, pero las de hojas pequeñas pueden recolectarse en ramas y limpiarse antes de utilizarlas.

La mayoría de las hierbas se recogen preferentemente a principios de verano, justo antes de que florezcan, aunque las hierbas con hojas grandes (como la menta) se recolectan mejor cortándolas hasta el suelo para estimular una segunda formación de hojas. Si va a guardar las flores, córtalas en cuanto se abran.

Recoge las flores pequeñas en ramilletes para que estén listas para utilizarlas en la cocina. Si quieres recolectar las semillas cubre las cabezas con una bolsa de papel en cuanto maduren. Luego córtalas y guárdalas en un sitio cálido y seco hasta que suelten las semillas. Por el contrario si lo que has sembrado son plantas con raíces y tubérculos, deberías recogerlas en otoño.

Recógelas para guardarlas

El mejor día será uno seco y con buen tiempo, antes de que el follaje pierda fuerza. Así guardarán los aceites esenciales (es lo que le da sabor y aroma a las plantas). Tiene que estar seco al recogerse, así que no podremos hacerlo por la mañana. Si las recogiéramos mojadas tendríamos el riesgo de que se cree moho en las hojas mientras se secan. Tira las hojas que sean viejas, que tengan plagas y enfermedades.

Corta las hierbas con tijeras de podar o de cocina muy afiliadas. Así no dañarás el tejido vegetal. Recoge las plantas en poca cantidad y con frecuencia, ya que las hiervas que se procesan rápidamente conservan el sabor. Intenta tocarlas lo menos posible.

Almacenamiento

Algunas variedades (como el tomillo) pueden secarse sin perder su sabor, pero otras se tienen que guardar mejor en infusiones para que con server su gusto distintivo. Las hierbas de hojas blandas pueden congelarse.

Pinit

Secado

Cuelga los ramos de las hierbas individuales en un lugar seco, cálido y bien ventilado, como una despensa cerrada. Las de raíces y tubérculos deben limpiarse y cortarse en pedacitos y secarse en el horno a una baja temperatura en una bandeja. Guarda las hierbas secas en recipientes herméticos. Han de conservarse en la oscuridad, por lo cual estarían muy bien en una despensa cerrada o, si se guardan en estanterías abiertas, recipientes opacos.

¿Cómo las congelo?

Las hojas enteras pueden colocarse en bolsas de plástico etiquetadas claramente y guardarse en el congelador. También puedes trocear finamente las hojas y congelarlas con agua o aceite en una cubitera. Los cubos individuales se añadirán después a los platos según se necesite.

Infusiones

Un método popular en algunas cocinas consiste en crear infusiones utilizando aceite de oliva o vinagre de buena calidad. La infusión puede ser de una sola hierba, como la albahaca, o de dos o tres y usarse para condimentar platos como pizzas y ensaladas.

Suscríbete para no perderte ningún post

Déjame tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Sé la primera en enterarte de todo!

Anterior
¿Cómo reutilizo un bizcocho seco?
Todos los secretos para tener hierbas aromáticas en huertos urbanos, macetas y jardines