Instagram ha devuelto datos no válidos.

Cómo ahorrar tiempo cocinando

Posted on 3 Min lectura

Cuantas veces hemos visto una receta que nos ha entrado por los ojos pero al leerla tiene mil ingredientes distintos y tropecientos setenta mil pasos a seguir. Lo siguiente que hacemos es imaginarnos lo buena que debe estar, pensar que es súper difícil y pasar automáticamente de ella, ya sea porque no nos apetece estar tanto tiempo en la cocina, no tenemos esos ingredientes o, simplemente, por pereza.

Pinit

No te agobies, a todos nos ha pasado. Por eso voy a contarte 6 truquitos para que esa receta que tienes tantas ganas de hacer (seguro que ya tienes una en mente) puedas hacerla sin ningún esfuerzo y ahorrando mucho tiempo en la preparación.

  • Antes de hacer una receta, léela. Pero léela entera. No vale eso de leer las primeras palabras de cada paso y el resto me lo invento. No, no, no. Imagínate que pone “Inserta toda la harina a la masa, tendremos cuidado con su volumen, así que iremos añadiéndola poco a poco para que no se baje.” Y como sólo hemos leído “Inserta toda la harina a la masa”, echamos todo de golpe, la masa se nos ha bajado, y el volumen ya no lo subimos ni con un milagro. Da muchísima pereza, es verdad, pero si no entendemos una palabra, una frase,… es mejor que lo busquemos en nuestro amado google antes de empezar a que lo hagamos una vez estemos con las manos manchadas.
  • Prepara los ingredientes antes de empezar a cocinar. Es mejor tener preparados todos los ingredientes con sus cantidades en platitos, cuencos o jarras antes de comenzar de lleno con la receta. Parece una tontería pero puedes ahorrarte mucho tiempo haciendo esto. No hace falta que tengas mil cuencos iguales para todos los ingredientes, puedes ponerlos en vasos de agua, los platos hondos que uses cada día… Este truco siempre lo realizo porque así tengo una visión general de todos los ingredientes que voy a usar. Incluso los coloco en fila (como los soldaditos) por orden de uso, y voy cogiendo uno detrás de otro. Eso sí, luego hay que fregar más…
  • Revisa antes de hacer la receta que tienes todos los ingredientes. Yo sé de una persona que pensaba que tenía margarina suficiente y al final tuvo que utilizar aceite… En fin, cosas que pasan.
Pinit
  • Muchas veces queremos que nos quede como en las fotografías y por mucho que estemos rato y rato con la decoración, pensando en el emplatado perfecto, la vajilla que vaya bien a juego… no va a quedar como en la fotografía ni de broma. No es que te vaya a quedar feo pero normalmente se utilizan programas de retoque digital para corregir los colores, quitar migas, duplicar la imagen… Ahórrate esos minutos finales extra.
  • Ya que te pones, haz varias recetas a la vez o una seguida de la otra. Ya que has quitado las sartenes del horno, has manchado la encimera y has montado la batidora, no cuesta nada hacer unas magdalenas y después un bizcocho. Puedes tener en cuenta los tiempos de reposo de la primera receta para ir preparando la segunda. Si hay que dejar reposar media hora la masa de las magdalenas en la nevera, mientras tanto preparas la masa del bizcocho o unas galletas. Sesión intensiva, vamos.
  • Que otro lo prepare por ti. Siempre puedes hacerte la remolona, engañar a alguien, poner ojitos de pena o hacerte la enferma para que te hagan la comida. No sé si es un truco, ni siquiera si es ético, pero por probar…

¿Se te ocurre algún truco más? Me encantaría que me lo contaras, puedes escribirme aquí debajo o en mis redes sociales.

¡Hasta el siguiente post!

Suscríbete para no perderte ningún post

Déjame tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todavía no hay ningún comentario.

¡Sé la primera en enterarte de todo!

Anterior
Los 7 mejores bancos de imágenes gratis que necesitas para tu blog o proyecto personal
Cómo ahorrar tiempo cocinando